El vino es sueño

Cotidianidad

Cotidianidad

Me levanto a las 6:15 me ducho y desayuno. Después despierto a los demás de casa. Acompaño en coche al Instituto a los que todavía estudian bachillerato. Llego otra vez a casa, desde donde hago teletrabajo. Ordeno un par de cosas y me pongo frente al ordenador a trabajar. Correos, temas pendientes, llamadas, propuestas, visitas, videollamadas.

Se acerca la hora de comer. Comprar algo si falta, preparar algo sencillo para comer todos, recoger la mesa, comprobar si hay nuevos correos, y si la jornada lo permite, cinco minutos de descanso. Después vuelta a lo cotidiano: recados, tareas pendientes, extraescolares, comprar lo que se termina, escuchar y resolver, pagar cosas, preparar cenas, revisar el día, cenar, sobremesa y a dormir.

Espera, espera. Te has olvidado de lo más básico. ¿Y tu copa de vino, bien acompañado, y que te ayuda a aislarte de la cotidianidad? ¿Antes de cenar? ¿Después?

Pruébalo. Es altamente recomendable. Te ayuda a mejorar el día, es un alto en el camino, y estoy seguro de que te alarga la vida. Porque en caso contrario, ¿qué nos quedaría?



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *