El vino es sueño

¿Un Ribera del Duero en vaso de plástico?

¿Un Ribera del Duero en vaso de plástico?

Pues sí. Una de las más extrañas sensaciones que he tenido, por decirlo lo mejor posible.

Os pongo en situación. Hace ya unos cuantos años, cuando todos íbamos en pesetas, fui invitado a una comida de domingo / barbacoa a casa de unos buenos amigos. Como éstos sabían de mi afición, me encargaron del tema del vino. Dado que conociéndoles presupuse que la gente que vendrían tendrían unos gustos bastante exquisitos, me fui a una tienda especializada y después de una larga exploración en ella, al final me decidí a comprar seis botellas de Pago de Carraovejas, cuyo precio aproximado de cada una era de 5.000 pesetas (actualmente unos 30,00 €)

Era un vino que yo ya había catado con anterioridad (no recuerdo la añada) pero sí que tengo presente que era de una calidad muy alta. Un Ribera del Duero estructurado, con mucho cuerpo, y un color que tengo aun grabado en la retina.

¡Horror! Ahora viene la parte negra de la historia. Una vez dejada la caja en la mesa, empecé a descorchar un par de botellas y…. se pusieron a servirlo en vaso de plástico. Horrible. Al infierno os mando a todos. Es como si pusieras a Messi a jugar en un campo de tierra, o a Fernando Alonso conducir un tractor…. Qué sacrilegio, pensé yo. Pero esperad, esto no es todo. Hubieron presentes que se lo combinaron con coca cola. Una vez esto se me vino a la cabeza aquella expresión de «no está hecha la miel para la boca del cerdo». Nunca más, pense, voy a ir a una barbacoa con amigos desconocidos con un vino que se merece un monumento.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *